¿2016? No, la vida

¿2016? No, la vida

Menos de tres meses después, por sorpresa y de forma fulminante, me encuentro buscando de nuevo en el sol y las estrellas, escuchando en el trino de los pájaros. Dedicando de nuevo la plegaria indígena. Siempre duele, aunque cuando pilla tan de sorpresa, y dejas atrás una agenda llena de arias que escuchar, exposiciones que ir a ver y planes que llevar a cabo, al dolor se suma el shock.

Cuando en un año se acumulan sucesos, como está acumulando este en mi familia, tendemos a echarle la culpa, desear que termine. Cambiar de cifra no implica ningún cambio; lo que pasa no es el año, es la vida, y la vida trae calmas chichas, amaneceres deslumbrantes y tormentas que dejan el barco temblando.

Te quiero. Siempre.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Haciendo cookies

Las cookies normalmente me las como, pero en la web las uso propias y de terceros para mejorar tu navegación. Entiendo que si sigues es porque estás de acuerdo. Aquí tienes la política de cookies, por si quieres leerla.plugin cookies

A %d blogueros les gusta esto: