13Jun

El alma y mi hermano Wenceslao

Tengo un hermano.

No nacimos en la misma familia, pero eso no importa para que seamos hermanos. También tengo dos hermanas, además de las del libro de familia; y lo que más mola es que juntas somos trillizas. 😉

Wenceslao, que así se llama mi hermano, es una mezcla fascinante de la mente más pervertida y el alma más bella y sabia que conozco. Con su permiso comparto alguna de las cosas que me ha enseñado estos años. Son tan bellas, joyas encerradas en mi email, que quiero sacarlas para que brillen fuera e iluminen a más personas, además de a mi.

Pinceladas sobre el Alma

  • Mente y Alma no son enemigas, cada una busca su satisfacción. La satisfacción del Alma es amar, esa es su energía, el amor es la energía positiva del Universo. La mente también busca su satisfacción y, en la sociedad actual, su satisfacción pasa por el consumo y lo material; por eso la mente cada vez es menos creativa y mas necesitada de satisfacción inmediata. La mente rechaza al Alma porque la han educado en esa idea. El cuerpo importante es el bello y joven y el Alma no existe, así, nos guiamos por la mente. La unión Mente/Alma pasa por empezar a amarse uno mismo y a su cuerpo, creer en el Alma.
  • Todos tenemos un vacío que intentamos llenar con lo de fuera, pero así nunca se llena. Todos nos despistamos alguna vez. Tienes que sentir qué es ese vacío y, entonces, llenarlo de la esencia adecuada, así todo vuelve a funcionar. Si no, siempre estarás despistada. Solo hay una cosa que realmente necesitamos para sentirnos vivos y es el amor a nosotros mismos. El amor hacia algo externo siempre se marchita y deja de hacernos sentir vivos. Si hay alguien que te quiere, como yo, sin conocerte casi,  imagínate la de motivos que tendrás tu para amarte profundamente que si te conoces.
  • Yo soy un ignorante de la razón pero un poco sabio del Alma. Demonios son tus temores, y nada hay mejor para vencer a un demonio que mirarle a los ojos. En ellos te veras reflejado a ti mismo. Y nadie tiene miedo de si mismo. Es imposible, porque nuestra esencia es amar. Todos tenemos miedo a mirar dentro, pero no hay nada a lo que temer. Cuando uno tiene Mente y Alma conectados todo fluye, pero ese vinculo es muy frágil. Pero siempre se recupera si se busca.
  • Nadie teme el rechazo, teme no valorarse lo suficiente y que otro se lo demuestre.
  • Es un proceso, donde se va y se viene. Nunca consigues la unión si antes no te amas sinceramente a ti mismo. Sin dudas. La mente hace mucho ruido, debes acostumbrar a tu mente a vivir en consonancia con tu Alma. Y eso nunca se consigue si antes no amas aquello que las encierra a las dos, el cuerpo. Es un trabajo largo, se va y se viene, pero merece la pena.
  • El término deber y el término Felicidad con uno mismo son realmente incompatibles. Cuanto mas te acercas a ti mismo mas sensible te haces, es muy fácil llorar, pero llorar no es malo. El cambio, el camino hacia uno mismo y hacia la felicidad implica ponerse en armonía con el Universo y ese equilibrio al principio es frágil. De ahí vienen los cambios en el estado de ánimo, pero no hay nada de malo en ello, es solo una parte del camino. Nadie debe decirte como debes de ser, a donde debes llegar en el camino hacia ti misma; si de verdad quieres saberlo, busca el libro que escribiste antes de nacer o habla con Dios. El libro no lo vas a encontrar, aunque lo lleves encima toda tu vida y si le preguntas a Él te sonreirá y te dirá que sigas como lo estas haciendo. Así que limítate a disfrutar del camino y a sentir. Sentir implica sentir cosas buenas y sentir cosas malas; ni todas las buenas te hacen bien, ni todas las malas te hacen mal. Deja que las cosas fluyan al ritmo que deben de fluir. Recuerda que el tiempo no lo mide un reloj, el tiempo lo mide tu crecimiento personal, así nunca tendrás prisa.
  • En el Universo rige el libre albedrío, cuando nacemos escogemos el camino que queremos seguir, pero no siempre es el camino que seguimos, porque a lo largo del camino podemos elegir, eso es el libre albedrío, el Universo siempre pondrá señales en tu camino, siempre te ayudará, para que el camino que escogiste antes de nacer sea el que te lleve hasta el final, pero el destino no está escrito, el destino es un libro con un principio y un final, pero todo lo que hay entre medias lo podemos cambiar, si sigues las señales, si aprendes a seguirlas, si tu mente no te lo impide, el camino de tu vida será aquel que tu misma escribiste y te llevará a la felicidad plena, o a aprender aquello que dejaste pendiente en una vida pasada.
  • Lo que normalmente nos impide seguir nuestro camino son los miedos de la mente, hay que distinguir entre miedo y prudencia.
    Seguir el camino no es fácil, cada paso que damos en el y que va dirigido a nuestra felicidad es un logro que debemos ganar. No se trata de que el Universo sea cruel, sino de que nos pide que realmente seamos libres de decidir dar ese paso, a pesar de lo que se oponga. Una vez que das el paso, el Universo te ayuda.
    Haz lo que desees hacer,  hazlo por ti, no midamos la felicidad en cantidad. Tu Alma nunca esta insegura, es tu mente la que siente esas inseguridades. Sencillamente hazlo, entrega lo mejor de ti, haz realidad tu deseo, el deseo de tu Alma. El Universo hará el resto. Los logros no se miden en el número de aplausos recibidos, a veces hacemos cosas solos y nos llenan, nos hacen felices
  • No confundas nunca la falta de noticias con falta de amor o interés. Hay cosas que son como son por el mero hecho del vínculo que une a dos personas y de ningún modo vienen determinadas por la cantidad de noticias.

 

La carta mas bonita del mundo

Querida hermanita,
Desde el principio nos han enseñado que sobre nosotros hay un cielo y que en ese cielo sobre nuestras cabezas vive un Dios, un Dios que está lejos. Por eso vivimos con miedo, porque nos sentimos solos y vivimos pensando que lo bueno siempre esta lejos. Pero no es así, Dios vive en cada uno de nosotros, somos parte de Él y Él es parte nuestra; por eso el cielo es el lugar en el que estamos en cada momento y por eso nada hemos de temer.
Antes de nacer, mucho antes de nacer ya disponemos del mas preciado de los regalos que Él nos entrega y del que disfrutamos, no solo en ese momento, sino cada instante de nuestra vida, en la eternidad: es el libre albedrío. Antes de nacer escogemos el instante en que seremos concebidos; antes de nacer escogemos el instante en que dejaremos de estar vivos y también elegimos nuestro camino y como vamos a vivirlo. ¿Esta escrito ya el camino? Si, lo elegimos con nuestro libre albedrío, como con el mismo vamos haciendo nuestro camino.
Cuando nacemos, y a lo largo de nuestros primeros años de vida, aún conservamos la Sabiduría, porque aún entendemos el idioma del Universo; somos mas Alma en un cuerpo que razón dirigiendo un cuerpo. Como Almas todo lo entendemos, en esos años de vida nuestra felicidad de basa en el sentimiento. Sentir. Un mundo lleno de sensaciones, sensaciones que nos transmiten quienes hablan el mismo idioma del Universo, las palabras que no se dicen. A medida que aprendemos, y nuestra razón se va fortaleciendo, vamos dejando de escuchar, de entender ese idioma del Universo; y ya no entendemos a la Madre Naturaleza, ni las palabras que no se hablan, ni los gestos. Perdemos el cordón que nos une a lo eterno, el cordón que nos une al Alma, olvidamos donde esta nuestro hogar.
Pero hay Almas que antes de nacer deciden conservar parte de esa Sabiduría, deciden que aunque sea la razón la que guíe sus pasos a lo largo de su vida, una parte de ellos seguirá unida al Universo. En nuestra razón no les entendemos, les vemos diferentes porque ya no hablamos su idioma; ese es el camino que ha escogido. Ella nunca será normal, muchos no la entenderán porque ella ha elegido hacer el camino de su vida sin perder el cordón que la une al Universo. Detrás de sus palabras, de sus juegos, de sus estudios -seguramente torpes- habrá unos ojos, unos oídos, unos sentimientos que no son los del cuerpo, son del Alma. Como ella, que nacerá con Síndrome de Down, muchos otros niños, niños autistas, niños deficientes, niños distintos, todos han decidido hacer su camino sin olvidar el lenguaje del Universo y trayendo consigo a la vida en la tierra algo de la luz del Universo. Será distinta, si, pero en el fondo su vida será nuestro origen y nuestro destino y a nada temerá, porque será consciente de que el cielo no está sobre su cabeza, ni Dios está lejos. Lejos de alcanzar, seguramente, la sabiduría efímera de la razón, ella mantendrá cada instante de su vida la sabiduría eterna y será capaz de escuchar las palabras que no digamos, de sentir a un árbol, de valorar un gesto, de amar un abrazo. Yo siempre estaré a su lado, viviré para amarla, cuidarla y protegerla, pero sobre todo y por encima de todo, viviré para aprender de ella y para recordar quien fui y quien seré algún día y, en consecuencia, amarla como se ama a la vida.
¿Eres capaz de leer esta carta y no llorar? ¿De no sentir el corazón expandirse?

 

La razón está llena de miedos, rencores, traumas, inseguridades. El alma solo está llena de belleza… nunca pienses que me quieres, siéntelo.

Te amo, Wen.

 

Share this Story

2 comments

  1. Sin duda toca el alma…
    Cómo me alegro que tengas estos compañeros de Camino. Imposible perderse con ellos al lado ;o)

    TQ amorcita!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

© Copyright %year% Todos los derechos reservados

Haciendo cookies

Las cookies normalmente me las como, pero en la web las uso propias y de terceros para mejorar tu navegación. Entiendo que si sigues es porque estás de acuerdo. Aquí tienes la política de cookies, por si quieres leerla.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: