La magia está en el aire

La magia está en el aire

“Hay dos formas de ver la vida: una es creer que no existen milagros, la otra es creer que todo es un milagro.”
Albert Einstein

Yo no se si esta cita, aunque famosa, es en realidad de Einstein… él nunca me la ha dicho personalmente 😉 Mirando internet me planteo cuándo le dio tiempo a este hombre a elaborar la teoría de la Relatividad, porque parece que se pasó la vida pensando frases para que las generaciones futuras las pusieran en Facebook.

De momento yo estoy en el camino del medio; muchísimas cosas me parecen mágicas, un milagro. Hay muchas otras a las que me cuesta más verles la “milagrez”.

Me parece un milagro la vida, el nacimiento. También me lo parece la muerte, ese punto exacto en el que un cuerpo deja de tener vida para estar inanimado. Aunque he vivido la muerte de abuelas y bastantes familiares, sólo he estado presente en ese preciso instante cuando murió a mi lado un cachorrito de sólo unos días.

Si morir y nacer son un gran misterio, lo del medio también:

Todos sabemos que estamos hechos de células, las células de átomos, los átomos de electrones, neutrones, protones y estos a su vez de partículas aun más pequeñas. Que en los átomos casi todo es espacio vacío, que lo que creemos sólido en realidad sólo es vibración. Pero saberlo con la cabeza es muy distinto de sentirlo. ¿Te has parado alguna vez a darte cuenta de ese vacío? Ser consciente de que tu pie y el suelo están hecho de lo mismo, a pesar de ser tan diferentes. El aire, que no puedes ver, pero si sentir, y saber que en el fondo es lo mismo que el agua. El fuego, que lo puedes ver bailar, quema y arrasa, pero en realidad ¿qué es? Si dejas de verlo como un ejercicio intelectual, para darte cuenta, es alucinante.

La primavera es de lo más mágico que hay. Mirar todos los días lo mismo y ver que está distinto: que hay hojas nuevas, que la nieve ha desaparecido de lo alto de la montaña, que hay flores que no estaban ayer, que los helechos se van desenroscando en espiral. Escuchar a los pájaros alborotados contándose sus cosas, las abejas ajetreadas, las mariposas que aparecen de repente, las nutrias pescando entre las rocas. Las flores de las jaras que estallan como palomitas de maíz, si escuchas seguro que oyes el “pop” cuando se abren. La fuerza que impulsa estos cambios, la sabiduría innata de las plantas, de los animales es el mayor misterio.

Es un milagro que un avión vuele, al menos a mi me lo parece. Abrir el grifo y tener agua, ¡caliente! Poder arrancar el coche y llegar a la costa de China si me da el arrebato. Tantas cosas que no por ser habituales dejan de ser la leche si te paras un minuto a verlas como dice el Principito.

Luego hay muchas otras que por más que las mire, no les encuentro la magia por ninguna parte. Pero esas, otro día 😉

2 Comentarios

  1. Magia por todos lados!!!

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Haciendo cookies

Las cookies normalmente me las como, pero en la web las uso propias y de terceros para mejorar tu navegación. Entiendo que si sigues es porque estás de acuerdo. Aquí tienes la política de cookies, por si quieres leerla.plugin cookies

A %d blogueros les gusta esto: