12Oct

¡Levanto pasiones!

Ya no se si escribir un libro o mandar el blog a Almodovar para que haga una película: un melodrama o un vodevil o una oda al surrealismo.

Mi hermana Ana se imagina mi look de diario más o menos así: “Salgo a pasear por el campo. Las mejillas sonrosadas, un vestidito de flores, el pelo ondeando al viento con una brizna enredada. Voy saltando con mi cestita de paja mientras los pájaros trinan y Kraken corretea feliz a mi lado…”

Frente a esto está el outfit “chapotear en el barro rodeada de perros que te ponen las patas encima”: salgo de casa con la cara lavada, una coleta o moño y la mayoría de las veces gafas. Unas mallas (varío los colores, porque soy relimpia, eso si) y dos o tres forros polares, calcetines (rayas, cebra, flores, según salgan del cajón) y, según el día, zuecos de plástico azul de Ikea o botas de agua rojas. Puedo complementar el atuendo con un gorro de agua con el que parezco una inglesa loca y un impermeable. En fin, arrebatadora y sepsi donde las haya.

asombrada de las pasiones que levantoPues bien, aun con este panorama de “remedio contra la lujuria”, la rumana está celosa, celosísima de mi persona humana, porque el otro día, al agacharme a limpiar algún que otro ñordo de burro, se me vio el canalillo. Y su marido debió mirarme, que yo ni me enteré ¡y para qué queremos más! Yo os digo mi verdad: no se puede estar tan buena, que se alborota el patio a mi paso. Hay que joderse. ¿Había dicho que es maja? Mis cojones. Es una loooooooooooca de atar.

No salgo de mi asombro ni de mi perplejidad. Como dice Ara, que es sabia, es que los rumanos son rarunos… Fijo que si salgo con liguero ni me miran, eso si, ven un forro polar y se ponen tó palotes.

Esto va cogiendo todos los puntos para hacer un best-seller, un libro de éxito mundial, al estilo de Bridget Jones: aventura, celos… Sólo falta un pequeño detalle, a saber: un macho fornido y vigoroso. Un best-seller que se precie necesita romance, amor, mucho sexo. Y yo necesito eso mismito 😉 Ya, panda cabrones, se lo que me vais a decir, que está Hachededé, pero como no cumple el requisito de “vigoroso”, lo dejaremos en amor platónico. Y el rumano tampoco, aunque bien pensado si van a hablar mal de mi, al menos que tengan motivos.

Si te ríes con mis peripecias, hazme un favorcito y comparte, comenta… ¡Que lo mismo un día me hago rica y famosa y te puedo invitar a cenar por tu colaboración en mi estrellato!

Share this Story

One comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

© Copyright %year% Todos los derechos reservados

Haciendo cookies

Las cookies normalmente me las como, pero en la web las uso propias y de terceros para mejorar tu navegación. Entiendo que si sigues es porque estás de acuerdo. Aquí tienes la política de cookies, por si quieres leerla.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: