Los tres puntos imprescindibles para triunfar con tu marketing on-line

Los tres puntos imprescindibles para triunfar con tu marketing on-line

Internet es genial. Ha democratizado el periodismo, las columnas de opinión, los negocios, la educación… Cualquier persona -yo misma- puede opinar, expresarse y mostrarse al mundo entero. El punto para el que lee es encontrar algo interesante y original entre una cantidad tan descomunal de datos.

Sigo inconstantemente (los descubro, los sigo, me aturdo, los dejo de seguir) a mucha gente que habla de marketing, de blogging, de más cosas que terminan en -ing y de generar ingresos por internet.

(¡Ey!, si eres de Hacienda y me estás leyendo… sólo he dicho que los sigo, no que haya ganado ná. Aunque no pierdo la esperanza).

Después de tanta investigación, ya se lo que lo peta en marketing on-line ahora. 

O lo que quieren venderme que lo peta. Porque (casi) todos hacen lo mismo, aunque bajo lemas como se un “Emprendedor no convencional”, “Distínguete del resto”, “Hazlo único.”

Y te lo voy a contar. Podría hacer “El-megatutorial-de-marketing-con-más-de-5000-palabras-para-que-le-encante-a-google” pero es mejor un manual express. Así que te traigo calentito “El-resumen-en-tres-pasos-para-que-hagas-lo-mismo-que-todos-los-que-te-venden-que-tienes-que-ser-único.”

Los tres puntos imprescindibles para triunfar con tu marketing on-line:

1. Vídeos

Tienes que hacer vídeos. Da igual que se te entienda menos que a Shakira cuando canta. Da igual que seas más soso que Inhiesta haciendo anuncios. Si quieres ser alguien en la vida on-line todo pasa porque cojas el móvil y te grabes echando rollos. Pasaba con Youtube, ahora con Facebook y lo previsible es que con Facebook live e Instagram se convierta en un despiporre.

Debo ser un bicho raro en esta era visual. Prefiero leer a ver. Si está escrito puedo escanear, ver si me interesa rapidito y decidir en un instante si le dedico tiempo o lo desecho. No tengo tiempo ni ganas de tragarme un vídeo de alguien hablando de sus cosas para ver si me interesan o no. Y ni te cuento la pereza que me da ver los vídeos tipo Genial, Código Nuevo… Tanta avalancha me parece un despropósito y un coñazo.

Warhol se quedó largo con lo de los 15 minutos de fama, ahora debe rondar los 10 segundos.

Y yo me sumo a la moda, porque amo las paradojas.

2. Grupo de Facebook

Yo creé uno al inicio de Facebook, cuando se hacían sin sentido y no servían para nada útil. Se llamaba “Adopta un surfero californiano de 20 años” y llegó a tener 80.000 miembras antes de que los señores de Palo Alto cambiaran no se qué y se quedara con quinientas y pocas. De utilidad cero dio muchos ratos de diversión, sobre todo para picar a mi amigo Chema con que mi grupo tuviera más seguidoras que fans la página de Pilar Rubio en aquel momento.

Ahora si quieres hacer negocios on-line que tener tu propio grupo de Facebook. Ponerte una toga blanca e dejar que te posea el “espíritu de gurú” para vender tus productos difundir tu palabra, a tu entregada y fiel comunidad de clientes.

Yo tengo alma de guruguesa, lo único que aún no he encontrado la palabra que difundir… así que continuo con el grupo del surfero. Eso si, cuando encuentre mi palabra, me convertiré en una mezcla de Ken Wilberg, la Abuela Margarita y La Vecina Rubia y voy a necesitar no un grupo, sino cinco.

3. Acribillar a mails

Te apuntas a los correos de alguien que te interesa seguir… se abren ante ti dos posibilidades:

  1. Que des con una persona normal y te mande un mail cada vez que escribe un artículo y puntualmente para vender algo.
  2. Que haya aprendido con Frank Scipion o alguien de su Tribu y te tenga preparada una serie de mails con más capítulos que El secreto de Puente Viejo. Ahora prepárate para que te lleguen mails y más mails. Porque tu eres un cliente potencial y se supone que con esa tupa de mails te van a calentar lo suficiente para que termines haciendo una compra. Imagino que sea una táctica que funciona, porque la sigue un montón de gente. Entiendo que no serán todos como yo, que termino sin comprar, desuscribiéndome y renegando del momento en que me apunté.

El consejo aquí es que pongas algo aquí en tu web para captar mails de los que te visitan. Puedes pedirlo sin más o chantajearlos sutilmente ofreciendo algún regalito a cambio. El mail es como la flor de la doncella en los libros de caballería, lo más preciado que te pueden dar. Lo que hagas después con él depende de ti y tu conciencia.

Y ya está. Con esto un poco de SEO copywriting por allí, un buen embudo de ventas por allá, una pizca de FacebookAds y dos gotas de Test A/B tienes chupado triunfar con tu marketing on-line.

Pssst… una cosita antes de irte. Una cosa es que yo no predique con el ejemplo, porque no triunfo con mi marketing -normal, porque no lo hago-, y otra que estos tres puntos no sean lo que se supone que hay que hacer para tener ventas, visibilidad, marca personal o lo que sea que quieras.

2 Comentarios

  1. Total y absolutamente de acuerdo con todos los puntos!!!

    a. A mí tampoco me gustan NADA los vídeos. Como mucho, veo algunas conferencias que me interesan, pero esto no lo veo como vídeos de youtube, sino como una clase a distancia (y veo una cada mes o así)

    b. También tengo un grupo de facebook pero en este caso para personas que han trabajado conmigo, somos menos de 20, es un buen recurso para seguir en contacto y compartir enlaces interesantes o ideas en petit-comité

    c. Con lo de Frank Scipion me parto de la risa, jajaja. Sí, a mí también me ponen nerviosa las cadenas de mails enlatadas. Todo el mundo haciendo lo mismo… Y nosotras a nuestro aire. 😉 La verdad que me empaché de marketing online en su momento, compré cursos, me pasé hora leyendo a los “gurús” y todo esto me ha servido para decir NO a determinadas prácticas que nunca me gustaron (y que tuve que “tragar” porque se supone que ellos eran los expertos).

    En fin, que sí a todo y que me tienes en tu lista de correo sin prometerme nada ni venderme la moto (y es mi primera visita, ojo). Creo que un nuevo marketing online mucho más auténtico y slow está emergiendo y nosotras, al final, seremos sus abanderadas. Un abrazo!!

    Responder
    • Hola, Amparo 🙂

      Yo quiero pensar que si, que las románticas del marketing somos el futuro, aunque no bailemos al son que toca Google, Facebook o los gurús de turno. Para guruguesas, nosotras, y para ritmo, uno lento y sabrosón que nos haga felices.

      Gracias por leerme… ¡y ni te cuento por haberte suscrito!

      Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pacífico Sur - Silvia Alegria - […] tras publicar una entrada renegando de los vídeos, voy y publico una que sólo tiene un vídeo. Así que aclaro que no…

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Haciendo cookies

Las cookies normalmente me las como, pero en la web las uso propias y de terceros para mejorar tu navegación. Entiendo que si sigues es porque estás de acuerdo. Aquí tienes la política de cookies, por si quieres leerla.plugin cookies

A %d blogueros les gusta esto: