12Oct

Numerobis House

La casita de Numerobis se merece una descripción detallada… Sobre todo, porque a pesar de los pesares y de lo que podáis imaginar al leerlo, ha quedado mona y acogedora. Me duermo escuchando las ranas, me despierto con los pajaritos, y en verano podré comer higos por el método de sacar la mano por la ventana. Eso me compensa de casi todo.

Las paredes concavo-convexas, con el yeso dado en estilo rústico no planeado son la base de la edificación; además que tienen la curiosa propiedad de “repeler”. Si, repelen en general. Haces un agujero con el taladro y se cae medio trozo, así que repelen los agujeros. Si quiero pegar algo con No más clavos, o esas cositas tan apañada de 3M para no usar tornillos… se termina despegando, también lo repele. Incluso en zonas repelía la pintura y se quedaba el yeso pegado al rodillo, mientras yo lo miraba con asombro. Read More »

12Oct

Final de marzo 2012

Me ha costado, pero he conseguido hacer de la casita de Numerobis un sitio en el que estar a gusto.

Vivo en una comuna extraña, porque las comunas son jipis y esta no lo es:

M1.; dueño del lugar, funcionario y ñapas jubilado. Habla por los codos, tiene síndrome de Diógenes y siempre anda pensando donde poner un ladrillo o dar cemento o hacer un agujero.

L1.: mujer de M. Policía, se jubila en meses. A esta lo que le va es la horticultura. Hace magdalenas espectaculares y torrijas.

L2. y M2.: hijas de estos que vienen de vez en cuando; una majísima y la otra.

A., N. y M3.: un matrimonio rumano, con un hijo de 10 años. Son un encanto y curran una cosa loca. Nela es la culpable de los panes, porque fue panadera y cocinera durante años.

HdeD: va y viene. Por el vendría mucho más, porque no puede soportar a su mujer.

Un numero indeterminado de perros, burros, gallinas, patos, algunos cerdos y un caballo viejo.

Frutales y huerta a tutiplén en 12 hectáreas de finca.

ñordor

Yo: que he aterrizado aquí, con mi cajón lleno de velas e inciensos, las piedras varias, los 70 pareos que me sirven de cortinas, fundas, manteles o bufandas, las flores de Bach, los aceites esenciales y egipcios, la biblioteca friki, el mac, una vajilla de gatos y otra de 100 años, los Beby’s colgando de la pared, el cuadro que me regalaron por posar medio en bolas, la colcha que tardó 3años en hacer Susana, las mil chuminadas de Ikea, un salero de gitana, los rotus para colorear mandalas, la caja de herramientas bien surtida. Definitivamente, si soy algo es ecléctica.


mi estanteria

Sigo sin saber muy bien para qué estoy aquí… Para adornar, o para ser la cena un día de estos; por eso me dan panes y comida, para cebarme como a Hansel y Gretel, jijijijiji ;-P

Y tampoco se muy bien cómo se hace eso de inventarse una vida nueva… Conocer gente, encontrar un trabajo o ganar dinero… Esas cositas, vaya.

12Oct

Puente de San José 2012

Me voy… La casa no está terminada del todo, pero conmigo dentro espabilaran más (o eso espero), que tienen mucha parsimonia. Viene Susana a ayudarme (mil millones de gracias)… Llegamos con mi coche a reventar. Nos encontramos a uno peleándose para poner las puertas (las puertas merecen un capítulo aparte: la de la entrada es de chapa, fea como la madre que la parió, la del baño es lisa y la del dormitorio ¡Con paños de cristal biselado con cisnes grabados! Haré fotos antes de taparlos con algo), pegotes de cemento, herramientas por todas partes… La hostia. Nos ponemos a pintar, a hacer agujeros, etc, etc.. Cada vistazo a la casa nos llena más de asombro, el que la ha hecho no puede ser más ñapas y más guarro… Y ¿Quién la ha hecho? Hombre de Dios, mi novio a partir de ahora mismo ;-P Mi novio es joven, fuerte, lozano, asbtemio y refinado, además.

Las paredes son cóncavas o convexas, depende del lado que las mires, las ventanas  tienen cemento del año uno, el yeso está dado “protoquier” y mal… creo que los decoradores cobran un cojón por hacer aposta lo que a Hombre de Dios le sale natural. Los enchufes están puestos aleatoriamente, ni en sitios ni a alturas lógica, del grifo rojo sale agua fría y del azul caliente… Jijijijijiji, Donde mires hay una ñapa y yo me parto.

Kraken también se enamora nada más llegar. Además de intentar zumbarse con afán la corva de una mastina (no llega más arriba) descubre que ha nacido para el sexo oral, y de le debe dar bien, porque cada vez que para la perra le echa la pata para que siga.

Veníamos con nuestro filetito y la tortilla hecha por nuestra mamma, y nos encontramos con que nos dan para comer cochinillo, pan recién sacado del horno de leña, magdalenas para merendar, croissants rellenos de chocolate… No, no, no… Mi culo no va a poder resistir esto, ¡Y yo que quería vivir con dos lechugas y volver a entrar en mi ropa!

El jueves me vuelvo para Madrid con 5 litros de aceite, huevos, pan de leña… ¡4 días fuera y ya me he vuelto “la prima del pueblo”!

12Oct

Mudanza con perro y bolso

8 de marzo. jueves

Me voy a dormir a casa de Susana esta noche, así que me llevo pocas cosas: un perro (por no dejárselo a mi madre), el cepillo de dientes, unas bragas, una camiseta y unos calcetines; total, al día siguiente vuelvo a mi casa.

9 de marzo, viernes

Amanece en Colmenar. 9 de la mañana, me levanto.

10 de la mañana, en lo que desayunamos decidimos hacer cosas pendientes, a saber:

  • De Colmenar vamos en el smart y el forfi a San Agustín de Guadalix, dejamos el smart aparcado. De ahí a Bustarviejo. Damos vueltas, vueltas y más vueltas buscando unas pistas de padel, para ver si podría gestionar el chiringo Susana. Tardamos la de Dios en esto.
  • De ahí vamos a San Agustín, cojemos el smart y vamos a Ikea. Compramos mueble para Ana  (que no lo había más pesado, 38 kilos el puto paquete) me lesiono el meñique al intentar mover ese momio. Asombrosamente agotadas vamos a comer al Burrikin (todo esto con perro, no se olvide) viene Bea, una amiga de Susana a por el smart, que su coche está en el taller.
  • De Ikea San Sebastian de los Reyes vamos a Coslada, donde hemos conseguido la furgoneta barata; pero en el camino pasamos por Plenilunio, que teníamos unas cositas que devolver en Primark.
  • De Coslada vamos a Tres Cantos, a meter en la furgo unas cosas para Ana que teníamos en el loft: cajas con cristalería, adornos de navidad como para poner una tienda, la chirlón rosa (“chaise longe”, para los que no sepan idiomas)
  • Anochece en la N-V.
  • A eso de las diez llegamos a Puertollano. ¡Joder, esto de dejarse fluir es agotador! 😉

mudanza2

10 de marzo, sábado

Amanece en Puertollano.

Coloreo unas cuantas banderas de países (tengo que mirarlas en el ordenador, sólo me se España y Japón). Descargamos las cosas que son para Ana, colocamos un poco el trastero, dejamos el mueble montadito; y les da tiempo hasta a teñirse 😉

De vuelta a Madrid, pasando por casa de los papás.

Anochece en Colmenar Viejo.

mudanza1111 de marzo, domingo

Amanece y anochece en Colmenar Viejo… Entre medias, incursión a Tres Cantos, a llenar la furgoneta hasta los topes (y es una grande, grande); a Carabanchel a por una nevera que me regalan y a Villanueva de la Vera a dejar las cosas. Descarga en el garaje de mi futuro casero/vecino/alquilador y vuelta a Madrid. Llego medio mala.

12 de marzo, lunes.

De Colmenar a Coslada a devolver la furgoneta y coger mi coche. Tres noches y 2.500 kilómetros después de lo previsto, vuelvo a Cuatro Caminos, a pasarme en día en el sillón con fiebre.

 

 

12Oct

La marcha se alaaaaaaaaaarga y se alaaaaaaaaaaaaaaarga. Me he despedido unas 50 veces, incluso hay gente de la que me he despedido unas 100, pero es que la casita no avanza y me proponen unos apaños temporales que no me cuadran mucho.

12Oct

Tras una mudanza laaaarga, aderezada con un padre ingresado diez días en el hospital, dejo la casa de Colme y me vuelvo temporalmente con mis padres, Kraken incluido en el lote y con capamiento entre medias. Las cosas de Susana ya están en su casa y las mías esparcidas… Algunas en casa de mis padres y otras en el loft que me dejan Isa y Ara (gracias infinitas, amadas). Ahí estoy, viviendo una especie de limbo entre vidas raro.

12Oct

Finales de enero 2012

A mediados de febrero dejo la casa de Colmenar.

¿Y dónde coño me voy? ¿Vuelvo a Madrid? Pero si miro las casas y me parecen colmenas: no me dejan respirar. Yo quiero ir al campo, pero ¿a qué campo? Anda que no hay. ¿Y cómo me voy a ir si toda mi vida, mis amigos, mi familia, la acción… están en Madrid? Claro, con pareja todo parece mucho más fácil, pero yo sola, ¿qué cojones hago? ¿Y quién me va a alquilar nada si estoy en paro, ni aval ni nóminas ni hostias? ¡Horror!

Acabaré durmiendo entre cartones, sola y congelada, lo se. Ni siquiera podré ser como Bridget Jones, devorada por un pastor alemán, tendré que regalar a Kraken porque no podré darle de comer. ¡SOS!

Respiro, medito, hago mil cosas para tranquilizarme y no dejar que mande en mi ese miedo denso, negro y viscoso que se extiende por el pecho, el estómago y la espalda. Por fin lo logro. Lo he sentido y he salido de ahí. Otra(s) noche(s) oscura del alma superada.

Enciendo el ordenador, me meto en facebook. Hace un par de días me apunté a un grupo, no se muy bien para qué, porque es de ofertas de trabajo en el corredor del Henares, y me pilla bastante lejos, pero ahí estoy. Echo un vistazo y veo una oferta de un matrimonio jubilado que ofrece una casa en Gredos a cambio de ayudar un poco en la finca. O eso entiendo, porque el anuncio está un pelín lioso y no se si los jubilados son los que ofrecen la casa o que quieren que vayan unos jubilados.

Llamo a Pepe, quedo en ir un par de días después a conocerle. Así que para Villanueva de la Vera me voy con la Susi. Llegamos con alguna pérdida de última hora y sale Pepe, AKA Miguel a recibirnos montado en el quad. Para dar más de 8 pasos monta en el quad. La finca es enorme y preciosa. El hombre más locuaz que yo, por decirlo de una manera sutil. Vamos, que no se calla ni debajo del agua. Nos enseña su casa, y las casitas para “los guardeses”: una la tiene ya hecha y la otra la está construyendo. En la ya hecha va a vivir un matrimonio con un niño, la que aun está a medias será para mi. Vienen la mujer y la hija de Madrid y nos invitan a comer. Me adoptan como animal de compañía. Pregunto qué tendría que hacer… “Nada… Regar un poco el jardín, dar de comer a los perros y a los burritos un poco, porque nosotros queremos irnos a ver mundo en la caravana” Pues ya me vale.

Volvemos a Madrid con unas camelias, huevos y la tarea de decirle a mis padres que me voy a vivir a una finca perdida entre dos pueblos con una familia ajena. Jijijijiji

© Copyright %year% Todos los derechos reservados

Haciendo cookies

Las cookies normalmente me las como, pero en la web las uso propias y de terceros para mejorar tu navegación. Entiendo que si sigues es porque estás de acuerdo. Aquí tienes la política de cookies, por si quieres leerla.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: