Por mayo era por mayo cuando empieza la caló

Por mayo era por mayo cuando empieza la caló

Estoy sentada viendo la tele… algo me distrae de la pantalla (normal por otra parte, con la mierda que ponen), ¿Es un pájaro? ¿Un avión? ¿Superman? Nooo… ¡es un mosquito tamaño prehistórico! En Jurasic Parck salían dinosaurios más pequeños. Le estampano contra la pared con un item muy útil que me he comprado en el chino por 0,80€; no me encanta matar bichos, pero es él o yo… como este monstruo pique puedo terminar en urgencias.

La contemplación del cadáver me lleva a mirar la marca de la gotera que le rodea; me tiene absorta, puede que desarrolle síndrome de Stendhal y todo. Me tiene tan entretenida mirar cómo se va secando mientras deja un cerco amarillito en la pared que con tanto esmero pinté hace un par de meses, como mirar su imparable expansión cuando se estaba generando. “¿Eso es una gotera? Ah, pues si. Parece que se va extendiendo. Mira como crece… Va directa al cuadro de los fusibles. Ale, ya lo ha superado, me alegra no haberme quedado frita. Qué emocionante, ¿Llegará hasta el suelo?”

Ahora hace bueno, buenísimo, pero se tiró dos semanas lloviendo y gris. Gris fuera y gris yo. Fueron las primeras lluvias que soportó la casita de Numerobis y no ha salido demasiado airosa de la experiencia. Durante unos días de casi encierro, se me ocurrieron varias cosas, a saber:

  • Hacer un estudio o video acelerado sobre la desintegración de la lámpara de sal del Himalaya.
  • Valorar si la penicilina sigue de moda y poner un cultivo industrial de la misma
  • Cultivar champiñones o un arrozal.

Lo mejor de vivir con una humedad relativa del 100% dentro de casa es lo reprecioso que se ha puesto el ficus ginseng.

Estoy documentándome para el videoblog, que va a ser un especial sobre Ñordor, o cómo conseguir que una finca original y potencialmente preciosa parezca una cosa rara.

Por cierto, vuelvo a ser persona grata para la rumana… Claro, ahora salgo tapada como una monja para no desatar pasiones con este cuerpo para el pecado que dios me ha dado (y yo he cultivado a base de chocolate y merienditas ;-P) Lo que no se cuando esté la piscina qué haré… Lo mismo me acerco donde los sufíes a ver si tienen algún sayo de esos con los que se bañan las árabes. Si he causado esta sensación tapada hasta el cuello y hecha un mamarracho no quiero imaginar qué va a ser esto como empiece a enseñar carne. Que ahora trabaje fuera y no esté durante todo el día también ha debido calmar los ánimos.

Si te ríes con mis peripecias, hazme un favorcito y comparte, comenta… ¡Que lo mismo un día me hago rica y famosa y te puedo invitar a cenar por tu colaboración en mi estrellato! ;-P

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Haciendo cookies

Las cookies normalmente me las como, pero en la web las uso propias y de terceros para mejorar tu navegación. Entiendo que si sigues es porque estás de acuerdo. Aquí tienes la política de cookies, por si quieres leerla.plugin cookies

A %d blogueros les gusta esto: