30Ago

Te deseo

Te deseo

Entendámonos. No es que te desee de que me pongas perraca, como si fueras un Khal Drogo cualquiera. O lo mismo si. No lo puedo saber, porque no se quien eres, ¡oh, amado lector! Sólo sé que eres alguien que desliza su mirada sobre estas palabras; espero que te ofrezcan un cálido refugio y que tu paseo por ellas sea benévolo y satisfactorio.

Haciendo repaso de algunas entradas que he escrito, me he dado cuenta de que “yo soy muy de desear” -me enloquece esta construcción verbal-, quiero tó lo güeno para ti. Lo mismo te deseo cosas buenas para el año nuevo gregoriano, que para el chino, como muchas primeras veces, o tiempo, espacio y silencio. También los quiero para mi, además de otras cuestiones más materiales que compartí sin pudor alguno en esta lista.

Algunos deseos más poéticos

En ocasiones me he encontrado con deseos maravillosos, los junto aquí, en este eterno ahora, para que se expandan, se hagan cada vez más grandes, y nos rieguen a todos.

“Te deseo que te conviertas en alguien realmente rico en palabras, que te dediques a esparcir abundancia con la generosidad de tus palabras. Que seas como un manantial de agua que riega todo lo que le rodea y le da vida y esplendor. Que regales y regales sin parar palabras agradables que colmen a quien te escucha y que esas mismas palabras te hagan más y más rico cada vez.

Que las personas con las que te vayas encontrando te acaben recordando siempre con cariño, por lo bien que les hiciste sentir cuando les tocaste con tus palabras.

Te deseo que tus palabras te conviertan en la persona más rica del mundo. Que te conviertan en un multimillonario de las palabras.

Solo depende de ti.”

Enric Lladó, Tocar con palabras

 

“A todos los que lean o escuchen estas palabras:

Ojalá que tu corazón se abra al AMOR incondicional.
Ojalá que tu mente se ilumine con la PAZ infinita.
Ojalá que tu cuerpo se inunde con la LUZ de tu esencia.
Ojalá que todos aquellos a los que toques en tu vida con tus pensamientos, palabras y obras se transformen gracias a tu esplendor y a tu presencia.”

Richard Rudd, Las claves genéticas

Te deseo primero que ames,
y que amando, también seas amado.
[…] Te deseo que siendo joven
no madures demasiado de prisa,
y que ya maduro, no insistas en rejuvenecer,
y que siendo viejo no te dediques al desespero.
Porque cada edad tiene su placer y su dolor
y es necesario dejar
que fluyan entre nosotros.
[…]

Sérgio Jockiman, (aunque se empeñan en que es de Victor Hugo)

Ojalá

Interjección que denota vivo deseo de que suceda algo. De origen árabe -el alá final da una ligera pista- significa “quiera Dios” o “si Dios quisiera.”

¿Y esta referencia etimológica porqué? Porque me gusta saber el origen de las palabras lo primero. Y por saber si mi deseo favorito se escribe “Que Dios te de el doble de lo que tu deseas para mí” u “Ojalá Dios te de el doble de lo que tu deseas para mí.” ¿De la segunda forma puede ser una redundancia porque está implícito? ¿O sirve para asegurarse de que si Alá está ocupado se encargue Dios del tema? Me acabo de liar, voy al baño a mirarme no sea que me haya vuelto rubia. En cualquier caso, y hasta que un filólogo nos ilumine en los comentarios…

Que Dios te de el doble de lo que tu deseas para mí.

 

Yo no te digo ya más nada, en tu conciencia queda. 😉

 

Share this Story

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

© Copyright %year% Todos los derechos reservados

Haciendo cookies

Las cookies normalmente me las como, pero en la web las uso propias y de terceros para mejorar tu navegación. Entiendo que si sigues es porque estás de acuerdo. Aquí tienes la política de cookies, por si quieres leerla.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: